• Blog
  • En el sitio

    Tratamientos In Situ

    Los contaminantes se extraen del subsuelo y el agua subterránea mediante un sistema de pozos distribuidos de forma estratégica. Después se tratan con sistemas diseñados por Litoclean en el mismo emplazamiento, sin necesidad de enviarlos a ninguna planta de gestión de residuos ni de paralizar la actividad.

    Una óptima distribución de pozos es la base de una buena remediación. Hay que calcular su número y distribución teniendo en cuenta las características del subsuelo y la técnica que se aplicará. Por eso, los proyectos que Litoclean desarrolla in situ empiezan con ensayos de extracción donde se analiza la permeabilidad del terreno y se determina el área de influencia de cada pozo. 

    Litoclean cuenta con dos décadas de experiencia en la aplicación de las tecnologías más eficientes, lo que permite a los expertos de la empresa escoger la que mejor responde al contaminante, el tipo de suelo, a las características del emplazamiento y los objetivos de remediación.

    En los proyectos de remediación in situ que llevan a cabo los equipos de Litoclean se incluyen medidas que contribuyen al ahorro de recursos y a la sostenibilidad del ecosistema, tales como el reaprovechamiento del agua subterránea tratada para su uso industrial o para su reinyección en el subsuelo.

    Sistema adecuado en subsuelos de baja permeabilidad o en otras aplicaciones singulares.
     

    • Extracción de volátiles por vacío

    La extracción por vacío se aplica en la zona no saturada del subsuelo, es decir, en los niveles contaminados que no contienen agua subterránea.
     

    A partir del conocimiento de las características hidrogeológicas del acuífero a remediar, extracción del agua subterránea y posterior tratamiento por: Stripping, Absorción, Decantación, Floculación, Oxidación.
     

    • Inyección de surfactantes

    Los tensioactivos permiten solubilizar sustancias orgánicas poco solubles en agua, para facilitar su posterior extracción mediante bombeo y tratamiento en superficie. 
     

    Se potencia la actuación de microorganismos para la degradación de los contaminantes detectados aportando los nutrientes y condiciones de entorno óptimas para su desarrollo.